2021 y post pandemia: Catalunya se aferra a la vida y rebaja el índice de mortalidad

2021 y post pandemia: Catalunya se aferra a la vida y rebaja el índice de mortalidad

La huella del anterior curso deja 69.366 defunciones en tierras catalanas, las cuales se estabilizan después de los efectos significativos producidos por el COVID-19. Los servicios funerarios mantienen una “demanda estable”, donde la mujer trabajadora eleva su participación.

 

La crisis de defunciones se estabiliza en 2021, que rebaja el índice de mortalidad. Catalunya se rehace y empequeñece, poco a poco, la pandemia del COVID-19. Hecho que apuntan las últimas cifras, que muestran la recuperación de una tierra catalana que saca la cabeza y respira aliviada. El paso de 2021 deja 69.366 decesos en Catalunya, 10.000 menos que en el punto álgido de la pandemia [2020]. Los datos de las otras autonomías del estado español también son esperanzadores: en total, en 2021, en España fallecieron 450.687 personas, casi un 9% menos respecto 2020, lo que supone un descenso de 43.089 muertos. Alentador.

Mas descensos. 2021 se ha convertido en un sorbo de aire fresco en España. Reducción significativa de decesos, si se compara 2020 con 2021, que deja un 7% menos de defunciones respecto el curso que le precede.

Las cifras, que se extraen a partir del informe redactado por la Asociación Nacional de Servicios Funerarios [Panasef], determinan la recuperación catalana y española en relación al siniestro provocado en 2020. El estudio, ‘2022. Radiografía del Sector Funerario’, indica que los niveles de mortalidad se han mantenido constantes en la España moderna, pero el curso 2020, cuando la pandemia ahogó la esperanza de vida, fue un auténtico tsunami: Anteriormente, el límite lo marcaba 2018, con 427.721 defunciones, casi 23.000 menos que 2021.

 

Curva durante los meses de junio y julio de 2022: un paso atrás

Las aguas bajan revueltas. La recuperación se ve truncada en los meses de junio y julio de 2022, periodos que trazan una curva negativa: los efectos de la ola de calor provocan un retroceso. Durante los siete primeros meses de 2022 se produjo un aumento de 4,6% respecto 2021, respondiendo al número de defunciones. Según el estudio de Panasef, este factor adverso se atribuye, en parte, a las temperaturas elevadas que se registraron en verano de 2022 y a las secuelas pandémicas.

 

Esperanza de vida, mujeres y hombres

La esperanza de vida se hace fuerte en el estado español, donde la ciudadanía sitúa a España en una posición privilegiada:  es el cuarto país con más esperanza de vida [83,6 años], según apunta el Instituto Nacional de Estadística.

Asimismo, 2021 respeta la tendencia al alza de los últimos años: continúan muriendo más hombres, 51,53%, que mujeres, 48,65%.

 

El sector femenino gana enteros en el sector femenino

Morirse es inevitable, por eso mismo el sector funerario, que realizó 450.000 servicios en 2021, mantiene una “demanda estable”, indica Panasef sobre esta área, donde trabajan 47 empresas de Catalunya, 1.076 en total en España. Ahora bien, 2020 sobresale de los márgenes establecidos hasta la fecha, ya que el repunte de defunciones estalló por los aires, 500%, y el volumen de faena de las funerarias se disparó.

En España, el número de inhumaciones [55,07%] e incineraciones [44,93%] se va igualando. Respecto las ceremonias, las religiosas [88%] les ganan la partida a las laicas [12%].

Los servicios funerarios, donde la figura de la mujer coge carrerilla [su participación se traduce en el 31%], desarrollan su actividad en diferentes escenarios: hornos crematorios [487 en España], tanatorios, unos 2.500, y cementerios, 17.862.

Cabe destacar la facturación de los servicios funerarios, que han caído hasta los 1.600 millones, respecto lo acontecido en cursos anteriores, un 4% [70 millones menos].

¿Necesitas ayuda?