Este tanatorio és el primero de Pineda de Mar y viene a llenar un vacío importante en este tipo de instalaciones en esta población  y en otras vecinas del norte del Mareme, como Santa Susanna, siendo el mayor gestionado por Cabré Junqueras en esta zona.

A petición de los familiares del difunto, este tanatorio podrá ofrecer el servicio funeral a poblaciones como Santa Susanna, Calella, o Palafolls, por citar las que son más próximas.

El nuevo tanatorio está situado adjunto al cementerio de Pineda, en el extremo noroeste de la población y ante la playa.

El proyecto ha sido proyectado y dirigido por Loia Brullet y Xavier Brullet, cuenta con 2.070 metros construidos con un oratorio-sala de ceremonias, cuatro salas de velatorio, un aparcamiento para 70 vehículos y las correspondientes salas de servicio. El tiempo de ejecución ha sido 12 mesos para el tanatorio y de 2 meses para la ampliación del cementerio adjunto.