La ceremonia laica o civil es una despedida personalizada que nos une en el recuerdo de la persona que nos ha dejado.

Gracias a las palabras –ya sea a través de la lectura de poemas, aforismos u otros textos­– podemos recordar las anécdotas, el carácter y la trayectoria vital de la persona difunta, y acercarnos a su esencia, en todo aquello que ha sido y será para todos y cada uno de nosotros.

Un equipo de profesionales confeccionará, conjuntamente con la familia, el texto que servirá de hilo conductor para la ceremonia.  Una vez finalizada, si la familia así lo desea, se les entregará una síntesis en formato papel.